Calculadora de Percentil
de 0 a 24 meses

¿Qué es un percentil?

El percentil es una medida estadística que se utiliza para comparar diferentes resultados, dentro de un conjunto de datos ordenado. Es decir, nos permite comparar un dato específico de nuestro hijo, como puede ser el peso, dentro del conjunto de los diferentes valores de otros bebés o niños. 

Esta medida se calcula haciendo una proporción, es decir, el resultado siempre estará comparado con un total de 100. Esto se traduce en que el resultado de nuestro hijo se comparará con 100 niños.

Normalmente, los percentiles, en Medicina, se utilizan en Pediatría para calcular y vigilar el desarrollo de crecimiento de los bebés y niños.

¿Cómo se calculan?

La mayoría de los pediatras, para calcular los percentiles, dispone de unos gráficos o unas tablas de referencia. Estas tablas están compuestas por unas rayas y curvaturas ya fijadas. Y, cuando el pediatra dispone del dato de tu hijo (como puede ser 135 cm de altura), lo localiza en la tabla, lo rellena y escribe un "puntito" correspondiente al valor. Una vez vamos avanzando en el número de consultas, obtenemos más datos y vamos uniendo los "puntitos" obtenidos. Dando lugar a la curva de crecimiento de tu hijo. 

Según la edad de tu hijo, se utilizan unas tablas u otras. Estas han sido realizadas para diferentes edades, de manera que sean lo más precisas y reales posibles. Se dividen en niños de 0 a 2 y de 2 a 14 años.

Las tablas también se dividen para los diferentes sexos, femenino y masculino, ya que los datos también varían considerablemente entre niñas y niños.

¿Qué valores se miden?

Entre los datos que los pediatras más manejan para compararlos en percentiles, se encuentran: el peso, la talla y la circunferencia de la cabeza. Los más utilizados son estos, dado que se han revelado como los más importantes para saber si el crecimiento del bebé o niño está siendo el adecuado y saludable.

La gran mayoría de los resultados obtenidos, aunque sean los más distantes a la media, no supone un signo de alarma y no deberíamos preocuparnos. Vuestro hijo estará sano, más allá del resultado que se obtengan en los distintos percentiles. Cualquier resultado que esté dentro de un percentil no es motivo de preocupación.

Pero, en algunos casos, cuando los datos resulten muy dispares a los percentiles medios, también se pueden estudiar y prevenir posibles riesgos en el crecimiento. Muchos problemas podrían proceder de factores externos a la propia naturaleza del niño. Entre los problemas externos derivados del crecimiento, se encontraría, por ejemplo, la deficiencia en la alimentación; o, por el contrario, una posible sobrealimentación. Si este fuese el caso, el resultado del percentil no es un baremo exclusivo en el diagnóstico de estos problemas. Es, simplemente, un indicador que habría que comparar con la realidad objetiva y las diferentes circunstancias de cada niño.

¿Cuántos percentiles hay?

Hay 7 tipos de percentiles distintos: 3, 19, 25, 50, 75, 90 y 97.

Un percentil 3 nos indicará que hay 3 niños con un valor inferior al de nuestro hijo y 97 que tienen un valor superior. Ejemplificándolo, si estamos comparando la altura de vuestro hijo respecto a la media, un percentil 3 nos estará diciendo que hay 3 niños que miden menos que el nuestro y 97 que miden más que él. Y así con todos los percentiles.

El percentil 50 es el que divide a la mitad a los niños. Pero no significa que este sea el ideal. Estadísticamente, está demostrado que más de la mitad de todos los niños se encuentran por debajo de este percentil 50. Y no debemos obsesionarnos por el hecho de que nuestro hijo deba estar en el percentil 50. Además, como ya te hemos explicado anteriormente, cualquier dato que se sitúe dentro de estos 7 percentiles es normal. 

¿Cuándo preocuparnos?

¿Hay situaciones que deberían preocuparnos, realmente? Vamos a decir cuáles son las situaciones en las que se podría empezar a estar alerta.

Cualquier valor que se encuentre por debajo del percentil 3 y por encima del percentil 97 es un signo que debe ponernos sobre aviso. Si esto sucede, el pediatra os lo comunicará e indagará u os dará explicaciones sobre esta situación. Realizando un estudio específico a vuestro propio hijo. Con todo, no debes tampoco asustarte, dado que puede que no exista ningún problema.

Por ejemplo, un niño que, según la talla, se encuentra en el percentil 3. No puede significar un problema de crecimiento. Sino que, a lo mejor, la estatura de ambos padres se encuentra también bastante por debajo de la media. Y el niño crece según esta tendencia que ha heredado y no por ningún problema de crecimiento o alimenticio.

Sería mayor motivo de alerta ver cambios drásticos en la evolución de los percentiles, con el tiempo. Esto puede ocurrir, por ejemplo, con el peso. Imagina que tu bebé se encuentra en la primera consulta, en un percentil 75; y, en la segunda, en el 19. Esto puede deberse a diversos motivos, como que tu bebé se encuentre con vómitos tras la introducción de un nuevo alimento. Por ejemplo, nos podría hacer sospechar de alguna intolerancia del pequeño hacia ese alimento.

También puede ocurrir que, de repente, el crecimiento de nuestro hijo se vea bastante estancado, en comparación con lo normal. Sería otra situación a estudiar.

En resumen, estas son las tres situaciones que debemos tener en cuenta: si el percentil en el que se encuentra el pequeño desciende de manera progresiva o hay un cambio brusco de un percentil a otro inferior; la curva de crecimiento se ve estancada a lo largo del tiempo; o, desde el primer momento, tu hijo se encuentra en un percentil por debajo del 3 y por encima del 97.

Habría que estudiar cada caso en concreto, las circunstancias y los diferentes datos individuales, para establecer un motivo y buscar una solución. Cada niño es diferente y las circunstancias que lo rodean también lo son, así como sus propios genes heredados.

Diferente de unos países a otros

Hemos de señalar también que los percentiles varían de unos países a otros. Esto se debe a que, estadísticamente, no tenemos las mismas medidas unos y otros. Ya no solo por los rasgos heredados, en altura, que pueden diferir grandemente entre algunos países, sino también por las diferencias en la alimentación y los recursos para alimentar a la población de los distintos países. Sobre todo, entre los países subdesarrollados y los desarrollados con más recursos.

En España

En España, los datos con los que se realizan estas tablas de crecimiento han sido los recogidos en el estudio realizado por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Los niños con los que se realizó todo el estudio fueron alimentados con leche materna. Y la otra fuente de información para la elaboración de las tablas de crecimiento en España fue conseguida mediante un estudio publicado por la Fundación Orbegozo.

El error más común de los padres

El error que los padres suelen cometer, cuando el pediatra les da el resultado del percentil en el que su hijo se encuentra, es el de una mala interpretación del resultado. Esta mala interpretación se debe a no entender, en definitiva, lo que son los percentiles y lo que señalan. La interpretación errónea que se tiende a hacer es la preocupación cuando tu hijo no se encuentra en el percentil medio de cualquier variable de estudio. Asociar estar por debajo del percentil medio con no dar la talla en el buen estado de salud de tu hijo es un error. Ya te hemos explicado por qué anteriormente.

Se debe analizar con visión general la situación de tu hijo. Los padres son las personas que mejor la conocen y saben identificar más correctamente que el resultado de cualquier percentil si su hijo está teniendo algún problema. No obstante, los pediatras también poseen los conocimientos suficientes para solventar cualquier tipo de problema o situación de riesgo, si la hubiese.

Es importante que muestres interés por el crecimiento de tu hijo, pero no te preocupes ni te obsesiones cuando no hay que hacerlo. Si hubiese cualquier problema, el pediatra te lo haría saber. 

Una vez explicado todo lo referente a los percentiles (sobre todo, en Pediatría), esperamos que el artículo haya sido útil para ti. Y  esperamos que, la próxima vez que acudas a la consulta de tu pediatra, no tengas dudas acerca de qué son los percentiles y sepas qué significa que tu hijo esté en uno u otro.

Con esta calculadora podrás calcular el percentil de tu niño o niña. Ten en cuenta que todas las lineas de los percentiles corresponden a valores normales. Lo importante no es tener un percentil alto, sino crecer y engordar de forma más o menos regular en torno a un percentil.

Introduzca los datos de su bebé

Sexo

Edad (Meses)

Peso

Longitud (Estatura)

Perímetro Craneal

RESULTADO

Longitud para la Edad del Bebé

Percentil

Peso para la Edad del Bebé

Percentil

Peso para la Longitud del Bebé

Percentil

Perímetro Craneal del Bebé

Percentil

Calcular Automáticamente  

Cálculo de percentiles de la CDC basadas en las tablas de crecimiento de la OMS:

percentil bebe
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +